Crece presión para que México reactive su manufactura

JUEVES, ABRIL 30, 2020

COMERCIO EXTERIOR Y ADUANAS

Las plantas manufactureras de México están enfrentando una creciente presión por reanudar sus actividades a medida que reinician su producción otras fábricas del mundo con las que están integradas en sus cadenas de valor.

Estados Unidos (EU) es el epicentro de ese apremio. El principal dato que evidencia esa complementariedad es el comercio de autopartes, uno de los más interdependientes en América del Norte.
En el 2019, Estados Unidos le vendió a su vecino del sur partes automotrices por un valor de 33,192 millones de dólares y le compró esos mismos productos por casi el doble, 61,682 millones de dólares.

?Las cadenas de suministro que hay funcionan como reloj?, enfatizó Jorge Torres, presidente de la Cámara Americana de Comercio (AmCham) de México. Con su vecino del norte, Canadá, las exportaciones de autopartes totalizaron 29,023 millones de dólares en el 2019, y en sentido contrario sumaron 16,753 millones de dólares.

Algunas plantas manufactureras podrían reiniciar sus operaciones tan pronto como la semana próxima, comentó Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce), evidenciando la urgencia por coordinar las operaciones del comercio regional.

Por ejemplo, Cummins Inc. planea volver a producir en la mayoría de las instalaciones de fabricación locales la próxima semana, después de que se cerraron a principios de este mes, debido a la pandemia Covid-19.

Los funcionarios de la compañía esperan que la planta de motores Columbus, la planta de sistemas de combustible (FSC y XPC) y la planta de motores Seymour vuelvan a abrir el lunes.

Sin embargo, la fecha de reinicio de la planta de motores MidRange de Cummins en Walesboro, que abastece a una instalación en México con el motor Dodge Ram, aún es incierta y depende de cuándo FIAT Chrysler, el fabricante del Dodge Ram, reanude la producción.

En otro caso, cerrada desde marzo debido a la pandemia de coronavirus, la planta de BMW en Carolina del Sur está programada para reabrir en mayo. Existen planes para reiniciar la producción en las instalaciones de Spartanburg en menos de una semana, el 4 de mayo, indicó el martes el portavoz de BMW Steve Wilson al Estado.

Las ventas de vehículos en Estados Unidos están cada vez más compuestas por importaciones, aunque más de la mitad de los vehículos importados se fabricaron en Canadá o México con un contenido significativo en Estados Unidos, incluidos motores, transmisiones y otros componentes.

Algunas partes, como los sistemas de dirección y frenos, cruzan la frontera hasta seis veces, a medida que las plantas en la región de América del Norte agregan componentes. Más de la mitad de las importaciones estadounidenses de Canadá y México son producidas por General Motors, Ford y FIAT-Chrysler.

Asimismo, Ford anunció este martes que reiniciará la mayor parte de su fabricación europea a partir del próximo lunes. Ya reanudó las operaciones en China, donde comenzó la pandemia y donde las ventas cayeron 35% en el primer trimestre. Las ventas en Estados Unidos cayeron 12.5 por ciento.

A su vez, Volkswagen reabrió este lunes la fábrica de automóviles más grande del mundo en Wolfsburg, Alemania.

El mayor fabricante de automóviles del mundo ha realizado 100 cambios en la forma en que operan sus plantas, mientras intenta reiniciar el negocio sin arriesgar la salud de los trabajadores.

Copyright© 2016 | Grupo 365 Derechos Reservados